20 mayo 2014 | Contabilidad y administración

Dime cómo te miden y te diré cómo te comportas

A través de la vida las personas van formando parte de diferentes instituciones, organismos, sociedades y empresas en las que existe la necesidad de medir indicadores operacionales, financieros, productivos, etc. con el objetivo de evaluar y controlar diferentes parámetros importantes para la empresa o institución para cumplir los objetivos y metas establecidos para cada uno de ellos.

Estos indicadores pueden ser medidos física y virtualmente, siendo las mediciones físicas  las más  confiables puesto que existen, están y pueden ser visibles. En cambio los indicadores virtuales no necesariamente son reales puesto que cada uno de esos indicadores responden a una necesidad de la empresa por crear o cambiar un comportamiento. Por ejemplo si evaluamos los indicadores en educación puede no necesariamente evaluar todas las cualidades de un estudiante, cuantos casos se han visto de estudiantes que lograron notas bajas en las universidades y fueron genios en sus carreras profesionales.

El uso de indicadores ha permitido a las empresas crecer y evolucionar, a los sistemas educacionales aspirar e impulsar el desarrollo del conocimiento y así sucesivamente. Lo que es indudablemente un hecho es que al crear o utilizar un indicador tiene un impacto inmediato en como se comporta una persona o empresa.

Lo que lo hace interesante y complejo es que dentro de un organismo, empresa o institución donde teóricamente todas las personas tienen un objetivo en común, interactúan cientos de indicadores en cada uno de los departamentos, divisiones y áreas de la empresa; que pudieran muchas de ellas contraponerse una contra otra, la lógica del por que se crean es con el objetivo de lograr el equilibrio y no restar prioridad.

Es así como la administración de una empresa se vuelve sumamente complicada por la necesidad de tomar decisiones que pueden ayudar un área de la empresa y perjudicar otra. Esto es una lucha constante por mostrar a través de los resultados de los indicadores el desempeño de cada área de la empresa y mostrar que gracias a ellos el logro de los objetivos de la empresa cada vez están más cerca, aún cuando esto puede ser totalmente falso y estar yendo en dirección opuesta a lo que se quiere lograr.

En una empresa que produce electrónicos para terceros a través de un modelo de outsourcing, se tienen indicadores como productividad por hombre-metro cuadrado, desperdicio, número de quejas del consumidor final, etc. Para un Director de Planta cada uno de esos indicadores puede o no ser tan importante como el otro, por ejemplo la cantidad de unidades vendidas/embarcadas tiene un peso dominante sobre la cantidad de rechazos del consumidor final; la lógica que se sigue es que para la empresa maquiladora el objetivo es producir tantas unidades como se puedan y embarcarlas tan pronto como es posible.

Hemos visto como con tal de lograrse objetivos de unidades embarcadas se han tomado decisiones de embarcar unidades rechazadas o reparadas, con la intención de mostrar que en la planta son capaces de cumplir con la demanda, no importándoles que ese producto será rechazado por el consumidor final y pone en riesgo la credibilidad y reputación de su propio cliente.

Al evaluar es crucial responder a las siguientes preguntas

  • ¿Cuál es el objetivo de la organización?
  • ¿Cómo puede este proceso/función o indicador aportar valor a la meta de la empresa?
  • ¿Medir esto realmente es crucial para lograr la meta?
  • ¿Quién será el usuario de esta información?
  • ¿Qué decisiones esperamos que nos ayude a tomar el indicador?
  • ¿El indicador es una medida que induce el comportamiento de optimización local?
Es recomendable mantener periódicamente ejercicios de autoevaluación de los indicadores para asegurar que solamente se mantengan los indicadores sumamente importantes con el objetivo de abolir el comportamiento de optimizar localmente y es que realmente el dicho de “ Dime cómo te miden y te diré cómo te comportas ” es una realidad.

Conoce a nuestros colaboradores