18 septiembre 2014 | Contabilidad y administración

¿Qué hacer al ceder el timón de la empresa familiar?

Hace tiempo vi la película “St Elmo´s Fire” (1985), que se tradujo en México como “El primer año del resto de nuestras vidas” y cuenta la historia de un grupo de graduados universitarios que enfrentan una nueva etapa en su vida: incorporarse al mundo laboral.

En esta película se observan los problemas que viven estos jóvenes, especialmente aquellos que no tuvieron un proceso de maduración y planeación de qué querían hacer una vez terminados sus estudios.

Hago referencia a esta película para entrar al tema de preparación para la sucesión que un directivo debe realizar en una empresa familiar no importando si es como persona física o persona moral.

Muchas ocasiones, el fundador de una empresa familiar se ha enfocado tanto a desarrollar la empresa, a tenerla operando día a día y haciendo planes de crecimiento empresarial, que no se ha dado tiempo en pensar que llegará el momento en el que tenga que dejar el timón y dedicarse a algo más.

Muchas veces esta situación genera por sí misma un conflicto, ¿Cómo me voy a retirar si la empresa es mía?, ¿A qué me voy a dedicar si esta empresa ha sido toda mi vida?

Estas dos preguntas encierran una preocupación vital respecto a cómo se vivirá después de dejar el timón de la empresa. Existen algunas opciones, mismas que son factibles para diferentes perfiles de empresarios:

  1. Ser partícipe activo de un Consejo de Administración de la Empresa.
  2. Iniciar una nueva actividad empresarial, independiente de la empresa principal.
  3. Organizar una fundación de la empresa familiar, que le permita contribuir a la sociedad y ayudando a promover el nombre de la empresa original.
  4. Convertirse en tutor o mentor de nuevos empresarios, a nivel familiar o participando con universidades y otras organizaciones que promueven el emprendimiento.
Estas son algunas de las opciones que surgen cuando se planea qué hacer después de ceder el timón.

 

Conoce a nuestros colaboradores