20 febrero 2017 | Contabilidad y administración

Revisar finanzas, ¿Por dónde debemos empezar?

Cuando platico con empresarios y comerciantes, invariablemente surge la misma pregunta al revisar finanzas: ¿Por dónde debo empezar a revisar mis finanzas? Sin la intención de que esta opinión sea absoluta, y considerando que cada empresa o negocio es diferente, siempre les propongo que deben seguir el siguiente orden a alcanzar:

  1. Ventas.
  2. Flujo.
  3. Utilidades.
  4. Uso eficiente de los recursos.
  5. Rentabilidad.

Las ventas, representan la sangre dentro del cuerpo del negocio, sin ellas simplemente no hay negocio. Claro no hay trucos ni fórmulas mágicas para aumentar las ventas, más bien un plan y una estrategia comercial bien fundamentada y un gran esfuerzo para hacerlo realidad.

Sin embargo es fundamental empezar por ahí ya que de nada sirve que esté preocupado por ahorrar gastos o preguntarme como mejorar la rentabilidad o el flujo si ni siquiera se está dando la oportunidad de producirlos.

Si ya fuimos capaces de generar las ventas y estamos alcanzando las metas planteadas, ahora si es necesario preocuparse por recuperar y hacer efectiva esa venta, ya que una cosa es lograr el ingreso contable (venta) y otra cosa es sentirlo en el bolsillo.

Aunque esto último y la generación de utilidades tienen que ver mucho con el cuidado de los gastos, es fundamental que antes de pensar en la generación de utilidades garanticemos que, en pocas palabras, lo que se vende se cobra.

«Ahora si, ya que logramos alcanzar esas metas de ventas y que las pudimos cobrar, hay que preocuparse y ocuparse de los gastos.»

Siempre hay oportunidad de ahorrar (sin exagerar ya que todo nivel de operaciones debe de tener un piso que no se debe de traspasar a reserva de cambiar el modelos de negocio que tenemos), de ser más eficientes al realizar las operaciones del día a día, para esto se deben de tener políticas y controles que al mismo tiempo que nos ayuden a realizar las actividades con la menor cantidad de recursos, permitan a la empresa desarrollar sus objetivos.

«Siempre les he dicho que la generación de utilidades es un juego de centavos, es decir, con cuantos centavos soy capaz de quedarme de cada peso que vendo»

Ya una vez logrado el paso de generación de utilidades y sin haber descuidado los dos primeros, debemos prestarle mucha atención a los activos que utilizamos para operar. Recordemos que los activos tienen como fin principal apoyar en la generación de las ventas, es decir, todo los activos dentro de un negocio deben de tener la capacidad presente o futura de generar ingresos.

Es la responsabilidad de todo administrador de asegurarse que esto sucede, que todos los activos de la empresa guardan esta posibilidad, ya que de lo contrario no debería estar engrosando el renglón de los activos y debería de dejar su lugar a nuevos recursos que si fueran productivos.

Finalmente, ya que la empresa ha logrado manejar adecuadamente todo lo anterior, ahora si es hora de preocuparse de la rentabilidad, que de hecho será solo un resultado de lo anterior, si hablamos de la Rentabilidad sobre los activos, es decir:

  • Utilidad neta dividida entre activo total

Si agregamos el componente del nivel de endeudamiento (este tema lo platicaremos en otra ocasión) estaríamos hablando de la rentabilidad sobre el patrimonio (utilidad neta entre patrimonio o capital de los accionistas).

Saludos.
Raúl.

 

Conoce a nuestros colaboradores