16 junio 2018 | Contabilidad y administración

Internet: Una oportunidad indiscutible para las PyMEs

Internet está cambiando los modelos de hacer negocios en las PyMEs, este es el medio de más rápido crecimiento en la historia y el motor de la nueva economía.

Este medio se ha constituido como un nuevo marco de relaciones de negocio entre las empresa y sus consumidores (el llamado B2C o business to consumer) o las empresas entre si (el llamado B2B o business to business).

En ambos casos, se ha abierto un mundo de posibilidades a las PyMEs que hasta ahora era impensable…

¿Qué ha cambiado en el mundo del branding? ¿Cómo afectan esos cambios a las PyMEs?

El éxito de la marca puede ser rápido

Tradicionalmente el proceso de creación de marca ha sido largo en el tiempo, desde la generalización de internet son numerosos los casos de marcas, muchas de ellas pymes jóvenes, que han adquirido una enorme fuerza en cortos períodos de tiempo. El tamaño reducido de las empresas si se traducen en agilidad, es una ventaja.

La cadena de valor de la marca se acorta en algunas ocasiones

El fenómeno del comercio electrónico favorece la desintermediación. Se acortan canales y las marcas acceden directamente a sus usuarios, las pymes acceden a la venta sin presiones de canal y sin límites geográficos, horarios, etc…

La segmentación varía

En internet muchos de los modelos de segmentación tradicional tienen poco valor, como por ejemplo los demográficos. La naturaleza de red genera hipersegmentación de los consumidores.

Marcas muy focalizadas en nichos específicos pueden acceder a los mismos, con rapidez y bajo coste. Este fenómeno premia a las PyMEs especializadas.

La naturaleza de la experiencia del consumidor ha cambiado

Internet pasa a tener un papel protagonista en la experiencia de marca al permitir una total interacción con el cliente.

El rol de la publicidad, la promoción y las relaciones públicas ha cambiado

Al variar los patrones de consumo de medios de las audiencias, mediante la penetración masiva de internet, varían las posibilidades de transmitir los mensajes que tiene una marca. La reducción drástica de los costes de comunicación que trae internet posibilita el acceso de la pyme a grandes audiencias.

La lealtad a la marca es más difícil de obtener y del conservar

Internet permite mayor interacción con el cliente, lo cual debe incrementar las posibilidades de generación de lealtad de la marca, pero en la realidad lo que ocurre es que en la red se multiplican las diferentes propuestas y ofertas de marcas.

Este incremento de oferta, o de visibilidad de la misma dificulta la captación y la fidelización de clientes. Este aspecto que parece negativo, es una oportunidad para las pymes que pueden captar clientes de grandes empresas con enormes presupuestos de fidelización.

Internet permite un marketing de resultados de verdad

Las métricas y análisis del marketing tradicional, especialmente las referidas a comunicación, en muchos casos están alejadas de los resultados económicos de la empresa o, cuando menos, es difícil establecer una relación causa-efecto.

En internet la medición de resultados es inherente al medio. Todo es medible y cuantificable, creándose incluso modelos de contratación de campañas donde las empresas sólo pagan por los resultados efectivamente obtenidos.

Esta posibilidad de medición y contratación por resultados es óptima para la pyme, que por su escasez de recursos, debe primar las inversiones en medios con retornos seguros y cuantificables.

El tamaño ha dejado de ser importante

Tradicionalmente, para crear una marca global, el tamaño de la compañía era el factor más determinante, el marketing masivo significaba distribución masiva.

Con Internet en muchos casos deja de ser necesario, una empresa puede tener una presencia global en la red sin contar con presencia física. Hay una disminución radical de los costes de marketing que posibilita el acceso a la expansión geográfica, nacional e internacional, de compañías de todo tipo de tamaño.

También los costes de comunicación en Internet son mucho más reducidos que la comunicación tradicional en medios masivos, con lo que empresas con poco presupuesto pueden acceder a unas audiencias hasta el momento inalcanzables.

Por lo tanto, es claro que Internet es una oportunidad inexcusable para la pyme…

Esta afirmación no supone que todas las pymes deban de tener una estrategia activa de presencia en Internet, sino que todas ellas son responsables de realizar un ejercicio de estudio y análisis del impacto que supondría una estrategia de desembarco en el entorno digital.

 

Conoce a nuestros colaboradores