20 agosto 2021 | Contabilidad y administración

Cómo definir el margen de ganancia de un producto

Qué es un margen de ganancia o de utilidad y su importancia

Al hablar del margen de ganancia o de utilidad me refiero a la rentabilidad de un producto; servicio o negocio, en otras palabras; el margen de ganancia te debe de indicar el rendimiento de un producto al ser vendido.

Este se refleja en porcentaje 10%, 20%, 50%, etc. Entre más grande sea el número, mayores beneficios se obtendrán al vender dicho producto, servicio o negocio.

Dentro del mundo empresarial, además de entender este significado es necesario diferenciar los conceptos de ganancia bruta y ganancia neta.

Métodos para determinar tu margen de ganancia

Existen diversos métodos para determinar el margen de ganancia de tus productos o servicios; hoy quiero mostrarte el más sencillo y que es utilizado en bastantes empresas.

Ganancia bruta

La utilidad bruta se trata del precio final de un producto, una vez que se descuentan los costos directos e indirectos tanto de su fabricación como de su lanzamiento al público.

Para calcular la utilidad bruta, sólo es necesario restar los ingresos totales de costo de los servicios o productos ofrecidos y así obtendrás la utilidad bruta. Pero, si lo que tratas es calcular el margen porcentual, sólo será necesario dividir la utilidad bruta entre los ingresos totales y multiplicarlos por 100.

Ejemplo: si vendes un producto por $80.00 y los materiales utilizados en tu producción tienen un coste de $45.00 tu ganancia bruta es de $35.00.

Ganancia neta

Las ganancias netas son el efectivo que nos queda luego de pagar todos los costos fijos del negocio. Es el resultado de restar todos los ingresos del negocio de los gastos totales.

En este caso, incluimos en el valor los impuestos, los encargos, los gastos con luz, internet, agua y otros servicios.

En el ejemplo anterior, si estos valores suman $15.00 la ganancia neta de la operación anterior sería $20.00.

¿Cómo calcular el margen de ganancia?

El margen de ganancia como el porcentual que añadimos al coste total del producto, lo que define el precio por el que será comercializado al cliente. Esto es de gran importancia para el éxito de tu empresa o negocio ya que tener bien establecido el precio final de tus productos y servicios es pieza fundamental en el mundo comercial.

Elementos principales que debes tener en cuenta

Costo: Todo lo que costó hacer el producto o servicio donde se incluye desde elementos como impuestos, flete, agua, luz, teléfono, internet, personal laboral y entre otros.

Precio de venta final: es fundamental para el éxito de un negocio. Lo ideal es equilibrar los costes y, al mismo tiempo, comparar los precios practicados por la competencia.

Ganancia: corresponde al porcentual que el negocio recibe sobre la venta de un producto.

Margen bruto

Por otro lado, se calcula el margen bruto de la ganancia de la misma manera, pero sustituyendo el valor de la ganancia neta por la ganancia bruta obtenida sobre tu producto.

Así, por el ejemplo demostrado, obtenemos:

$ 35.00 / $80.00 x 100 = 43,75%

En este caso, el margen bruto de la ganancia es del 43,75%.

Margen neto

Siguiendo el ejemplo anterior, tenemos:

$ 20.00 / $ 80 x 100 = 25%

Esto significa, entonces, que el margen neto de la ganancia es del 25%.

Ambas maneras son de gran utilidad para definir el precio final y saber que porcentaje de utilidad tendrás en tu producto o servicio y así identificar si es rentable o no.

Lo que debes de tener en cuenta, tener un margen de ganancia bien establecido con los las sumas perfectas ¿se ve fácil es correcto?.

Pero existen variables que pueden cambiar o influir en este proceso, por eso se debe tener en cuenta la remuneración de los colaboradores y la estacionalidad de los insumos, por ejemplo, son factores esenciales que alteran completamente los valores dedicados al coste de producción.

Se recomienda hacer un aproximado de esos gastos por un periodo determinado para que no te tome de sorpresa en caso de surgir algún cambio o ajuste

Otro punto importante es analizar todo el ciclo de ventas de tu producto. Todas las inversiones realizadas, desde la divulgación del producto hasta los procedimientos de postventa deben ser utilizados como elementos que ayuden a componer el precio final.

Hoy puedes mejorar tu proceso comercial y ahorrar tiempo al integrar cada una de las áreas involucradas en este proceso, dicho tiempo lo puedes dedicar para mejorar tu estrategia de comercialización o buscar nuevos mercados para tu negocio.

Sin duda, unos de los objetivos que debes de tener para tu negocio, es el de encontrar mejores herramientas que te ayuden a optimizar tiempo y esfuerzo para llegar a las metas establecidas día con día.

¿Quieres conocer cómo...?

Yo te puedo ayudar...

Saludos.

 

Conoce a nuestros colaboradores