7 diciembre 2018 | Mercadotecnia y ventas

El arte de vender entrando en la mente de tu consumidor ideal

El consumidor ideal de las empresas tienen un sinfín de motivos o excusas para no comprar. A principios del siglo XX, Sigmund Freud explicó que la mente tenía una parte consciente y otra inconsciente; y que ninguna de ellas era superior con respecto a la otra.

La mente consciente es de lo que somos participes de manera pública; recuerdos y actitudes de las que podemos estar plenamente enterados. Por ejemplo; una persona que tiene miedo a los perros por que en su infancia lo mordieron. El recuerdo es tan profundo y marcado que se puede asociar fácilmente.

Lo interesante, según Freud; es cuando la persona manda sus experiencias a la parte inconsciente sin que ello signifique olvidarlas.

Por ejemplo; ante una situación traumática, los recuerdos se mandan a la parte más profunda; oscura y en apariencia segura de la mente para generar sistemas internos de protección (mecanismos de defensa).

De ahí vienen los conceptos de risa, neurosis, ansiedad, proyecciones, etc.

Es importante conocer estas ideas; ya que con base en ellas el mercadólogo puede generar estrategias para la comercialización de un producto.

Vender productos puede ser de lo más sencillo; pero atacar con efectividad el estilo de pensamiento del consumidor ideal de tu negocio, ese es el verdadero arte.

El consumidor ideal de tu empresa vive cambiando constantemente y la etapa de vida en la que se encuentra; a la par del proceso de socialización, marcará los gustos y preferencias que como consumidor tendrá y manifestará.

Actualmente existen convencionalismos que parten del desarrollo de percepciones de derechos humanos, como puede ser la infancia, la juventud, los adultos y los adultos mayores.

También podemos apreciar el avance social en cuanto a la forma de referirnos a las personas con capacidades diferentes, e incluso empleamos con frecuencia el concepto de adulto contemporáneo, el cual se ha establecido gracias a la mercadotecnia.

Así, podemos estar de acuerdo o no con tales convencionalismos, pero forman parte del entorno social en que vive tu consumidor ideal y en el caso de la mercadotecnia son las claves comunicativas de masas en las que toda estrategia se debe mover y operar.

Los gustos y preferencias del consumidor ideal que debes de tener, estarán sujetos a las presiones, modas y desarrollo cultural y social que vivan.

Si tomamos como ejemplo los medios de comunicación y algunas de sus precisiones:

  1. Cada vez es mayor el grado de penetración y credibilidad que tiene el Internet.
  2. A la par de lo anterior, va en descenso la confiabilidad y penetración que tiene la televisión como tal.
  3. Hace 30 años los documentales eran integrales, lineales y de escenarios contemplativos; en la actualidad tienen conteos, desarrollo de técnicas, narrativas de videojuego y oferta con formatos de clara tendencia para adolescentes.
  4. Competencias deportivas como los juegos olímpicos ya incluyen en su calendario algunos de los llamados deportes extremos.

Y así podría continuar con ejemplos que hacen evidente que la mercadotecnia en los medios de comunicación ha tenido que crear una mayor gama de opciones para los diversos públicos a los que busca llegar.

De igual manera, en tu empresa tendrás que analizar a tu clientes para saber qué es lo que les atrae de tu producto y esas cualidades, adaptarlas a los diferentes públicos que quieras llegar.

Una vez que hayas conseguido llegar a tu consumidor ideal y lo conviertas en cliente, lo siguiente es darle la atención y el servicio más adecuado. Y esto lo puedes hacer con un sistema tecnológico que te ayude a administrar tu cartera de clientes.

Puedes ayudarte con un sistema como ClickBalance que te ayude a mejorar la administración de tus clientes, solicita una demostración GRATUITA dando Click Aquí o déjame tu correo electrónico en los comentarios de este artículo y con gusto me pondré en contacto contigo.

 

Conoce a nuestros colaboradores