22 mayo 2018 | Contabilidad y administración

Cómo saber si tienes un gerente de carácter débil en tu empresa

Una persona solamente amable no puede ser gerente, el poder requiere que los demás reconozcan que quien tiene el poder efectivamente puede usarlo y esto se aplica en todo sentido...

Algunas personas son excelentes empleados pero son incapaces de imponerse como un gerente de un departamento, la idea de que con la amabilidad solamente se consiguen resultados es errada.

Una persona solamente amable no puede ser un gerente, el poder requiere que los demás reconozcan que quien tiene el poder efectivamente puede usarlo y esto se aplica en todo sentido. Un gerente débil encuentra siempre como contrapartida un empleado agresivo que ejerce su propio poder de empleado contra él, debilitándolo aún más.

Cuando una persona en la estructura organizativa, se sale de su rol y adopta una actitud ofensiva, no es corregida, la misma persona aprovechara de sus ofensas y tendrá enseguida otras personas que lo acompañarán.

Si en esa situación quien tiene el poder no lo ejerce poniéndole alto a la situación, será arrasado por sus subordinados, quienes quisieran defenderlo de los excesivos no tendrán fuerza suficiente ya que siendo pares difícilmente se arriesguen a enfrentarse con sus amigos -al menos teóricos- para defender al jefe.

La corrección de todo exceso en la sociedad tiene que venir del poder de un gerente. ya que es el que tiene el poder sobre los subordinados.

Supongamos por un momento que un grupo de los empleados toma la defensa del jefe, se enfrenta con los que lo denotan y consigue que no lo molesten más, a partir de ese momento ese grupo tendrá preeminencia, podrá pedirle al jefe cosas que no se habría atrevido a pedir antes, porque en definitiva sienten que la posición de un gerente ha sido salvada por ellos, es fácil que estos salvadores se conviertan en una nueva forma de imposición al jefe.

Todo esto no significa que un gerente tenga que amenazar con medidas contra alguien que no cumple, la autoridad no es un componente necesario de los gritos ni de las amenazas. Un tono firme expresa la decisión de quien lo usa de tomar las medidas que sean necesarias, una advertencia basta y si así no fuera una medida, es suficiente para terminar con cualquier agresión futura.

A veces la debilidad proviene de algún otro elemento que le permite conseguir ciertas ventajas, este fue el caso de Inés H.

Inés H. era la amante del dueño, nunca dijo nada sobre esto, pero hubo una vacante en el sector en que ella trabajaba y consiguió el puesto, así pasaron cinco años y el jefe de Inés se fue, ella volvió a pedirle al dueño la nueva vacante y obtuvo la posición para llegar a un nivel gerencial más elevado aunque sin personas reportando a ella, nunca usó ese poder para nada más.

Una vez su jefe la amenazó con despedirla y ella se limitó a decir :"No lo creo", esto hizo que el jefe hablara con su jefe y este con el propietario y obtuvieron una respuesta indiferente, ¿era más fácil dejarla en paz? ¿Qué podía hacer su jefe?

El jefe de Inés le daba cosas menores y trataba de mantenerla ocupada de manera que no se notara demasiado la incompetencia que la mantenía en el puesto, también se mantenía suficientemente alejado como para no ser acusado de favoritismo sexual.

La debilidad del jefe era obvia y lo único que podía hacer era acotarla todo lo posible o renunciar, había optado por lo primero y convivía con esa debilidad reconocida, una vez alguien quiso adoptar una posición similar de negación e ignorancia pero la reacción fue muy distinta que con Inés y nadie siguió el ejemplo.

Cuando alguien mencionó la inutilidad de Inés él optó por señalar hacia arriba y encogerse hombros, eso creó un ambiente amable, lejano y temeroso alrededor de la mujer, que a ella no le importó demasiado.

Existen situaciones muy similares al caso de Inés en donde el gerente si tiene la capacidad de liderazgo pero es obligado a tratar de una manera diferente a ciertas personas y eso puede llegar a generar conflictos muy serios dentro de un departamento.

“Realmente no sabíamos a ciencia cierta los beneficios que Luminasol obtendría implementando un sistema como ClickBalance. Desde que lo estamos utilizando, todas las operaciones así como la administración de la empresa se llevan a cabo de manera muy simplificada y sencilla, y esto nos permite tener un control completo de lo que sucede en el día a día, lo cual definitivamente nos ha hecho más competitivos.”

Miguel Alberto Martínez

Director General|Luminasol

 

Conoce a nuestros colaboradores