12 abril 2018 | Contabilidad y administración

Propietario, directivo e inversionista de una empresa

La dirección de la empresa la ejercen las personas con autoridad para fijar los objetivos y tomar las decisiones oportunas para que éstos se logren y, a su vez, dirigir y coordinar el trabajo de otras personas.

Los directivos de las empresas toman las decisiones relativas a la actividad de las empresas, desde las más importantes, como:

  • Los objetivos a lograr por la empresa en los próximos 3 años.
  • El lanzamiento de nuevos productos.
  • La introducción a nuevos mercados.
  • etc.

O las de menor trascendencia cómo:

Esto es por que no todos los directivos están al mismo nivel, aunque todos ellos tienen personas a su cargo, que dará seguimiento a las decisiones tomadas, el tamaño o los procesos de las empresas determinarán las acciones o decisiones que deberán de tomar.

Cuando los propietarios de las empresas ejercen la dirección y gestión de la empresa, se le llama empresarios. Si el propietario delega las tareas de dirección en una o más personas, entonces el propietario solo es un inversor, que será llamado accionista en el caso de que la empresa sea en sociedad.

"El empresario es la persona que ademas de ser propietario de una empresa participa en su dirección..."

En la actualidad existen grandes empresas, muchas de ellas multinacionales que necesitan de gran cantidad de recursos financieros para crearse, recursos que suelen sobrepasar las posibilidades de una única persona, por lo que un gran número de personas financian conjuntamente la creación de la empresa.

Es evidente que estas grandes sociedades con un número de propietarios elevado, no pueden ser dirigidas por todos ellos, la propiedad pertenece a varias personas que suelen ser más, cuanto mayor sea la empresa.

Cuando el propietario es quien dirige la empresa, es lógico pensar que velará por conseguir el máximo beneficio, o al menos una cantidad que sea considerable satisfactoria, realizando acciones y dando seguimiento oportuno a las decisiones tomadas de la forma más eficiente posible.

Mientras que cuando la empresa es dirigida por una o más personas, no es posible asegurar que estos velarán por los intereses de los propietarios y del resto de las personas que tienen intereses en la empresa.

Al presentarse esta situación nace un concepto llamado Gobierno de la Empresa el cual se define como un conjunto de mecanismos implantados con el fin de asegurar el comportamiento leal y honesto de los directivos a favor de los propietarios.

 

Conoce a nuestros colaboradores