8 julio 2018 | Contabilidad y administración

¿Por qué fracasa un vendedor en las empresas?

La actitud positiva es esencial para el logro de cualquier meta que se establezca en el mundo de las ventas, permite que se tomen las decisiones correctas, para un vendedor sus actitudes son las forma

El éxito o fracaso de un vendedor está relacionado con sus actitudes, habilidades y conocimientos del producto que ofrece, está demostrado que sin la motivación necesaria, los resultados de cualquier actividad humana pueden mermar a niveles nunca vistos.

La actitud positiva es esencial para el logro de cualquier meta que se establezca en el mundo de las ventas, permite que se tomen las decisiones correctas, para un vendedor sus actitudes son las formas habituales que tiene de pensar, sentir, y actuar, ellas están directamente relacionadas con sus valores.

Hay que enfocarse en lo positivo, apostar a la solución, concentrarse en el presente y futuro y comportarse como un vendedor exitoso…

La Integración, formación y desarrollo del equipo de ventas es vital para el éxito de la organización, se destaca la necesidad de coordinarse para desarrollar cada una de las estrategias y acciones, es de primer orden que cada uno de los vendedores conozca la importancia de la comunicación asertiva, la necesidad del otro y que compartan la visión del negocio.

Para desarrollar un equipo de ventas de alto rendimiento debes enfocarte en el vendedor como un cliente interno, desarrollar competencias en los vendedores, enseñar los valores éticos de responsabilidad, honestidad y la integridad, aplicar técnicas de solución de conflictos y abrazar el logro y el éxito.

Para poder potenciar el liderazgo del equipo los vendedores deben cumplir con los principios de vocación de servicio, entusiasmo, enfoque de sistema, alineación, Innovar, pensar de forma creativa y capacitarse continuamente. Liderazgo en ideas, visión, mucha energía y determinación para desarrollar las diferentes estrategias.

Los logros se fundamentan en el establecimiento continuo de metas retadoras.

Cuando se establecen metas, recuperamos la confianza, el compromiso y la responsabilidad. Para nada es saludable en las ventas tener creencias limitantes, ello impide que desarrollemos todo nuestro potencial.

Toda venta personal sigue un proceso conformado por varias etapas denominado proceso de ventas que va desde la prospección o búsqueda de clientes, hasta la planeación de la visita de ventas, presentación de la venta, cierre de esta y la posterior relación de postventa.

Estar cerca del cliente, en todo momento, es una máxima en la venta. Se debe continuar con el esfuerzo inicial después de haber cerrado la venta, y preocuparnos por cumplir con las expectativas de los clientes: aquellas que fueron creadas por medio de la comunicación y la presentación.

Recuerda que un cliente satisfecho es la garantía de la continuidad del negocio.

Todo ser humano posee un recurso ilimitado de transformación. En las ventas queremos lograr excelentes resultados a través del esfuerzo que invertimos; sin embargo, lo que determina, en gran medida, el nivel de todo su potencial es la actitud.

Esta llega a través de emociones; es la interacción con el contexto y tiene relación con el pasado que, en ocasiones, marca pautas en el presente, que impulsa o frena, brinda fortaleza ante determinados proyectos o nos hace débil.

Si tus vendedores no están llegando a sus metas establecidas te recomiendo sentarte con ellos a platicar para conocer la situación por la cual no lo están haciendo y si llegas a la conclusión de que es por cuestión de actitud, será necesario establecer dinámicas que aumenten la actitud de cada vendedor de tu negocio.

 

Conoce a nuestros colaboradores