16 mayo 2018 | Contabilidad y administración

Que es realmente un líder en el ámbito organizacional

Líder es una persona que tiene carisma, presencia, expertise, empatía, que se conoce a si mismo y sabe comunicar, dice Pagonis debe definir el propósito, lograr la atención e interés de los empleados, hacer que la organización se involucre, crear y sostener la tensión hacia el logro de los objetivos.

Si analizamos las conductas de personas tan diferentes como Napoleón, Jesucristo, Gengis Kan, Mahoma, Julio Cesar o Aníbal podremos observar que todos ellos tenían una fuerte convicción se preocupaban por comunicarse hacia abajo, se preocupaban por saber qué ocurría y que pensaban desde abajo conocían muy bien a su enemigo, tomaban riesgos eran astutos, distribuían premios y castigos: eran generosos y duros.

Líder que proviene del inglés 'leader', fue una palabra que designaba tradicionalmente a alguien que tenía esa cualidad desconocida que hace que las personas la sigan. Esa cualidad que es el carisma, que no se ha podido desentrañar pero a la que se ve actuar.

Tradicionalmente se aplicó la entidad de carismático a quienes lograban la adhesión de las gentes en política, en religión, en grandes conquistas. Luego, con el advenimiento de las organizaciones en la cantidad actual, se aplicó también a ellas.

Pero sin claridad vamos derecho al conflicto. Por esto es importante distinguir en primer lugar entre esta diversidad de líderes...

Porque lo que nos está pasando es que vivimos un fuerte malentendido con la palabra líder, palabra que designaba originalmente aquello que sentimos no bien la escuchamos, pero en el ámbito organizacional, la palabra líder se usa para enfatizar las virtudes que debe tener un manager, lo cual colabora a la oscuridad general.

El uso indiscriminado de la palabra líder ha logrado deformar esta palabra hasta sacarle su significado. En todas partes hay líderes, casi todo el mundo es líder, la palabra líder se aplica con desaprensión y se quita de esta manera significado a la verdadera descripción de quienes son líderes y de quienes se dice que deberían ser líderes.

A veces inclusive se habla del líderes en específico, es decir aquel que debido a su especialidad se dice que se convierte en líder. Pero esto es una acepción de liderazgo situacional, importante para una acción bien articulada en la empresa, importante para que quien tiene los mayores conocimientos en una situación determinada sea quien tome la dirección de la situación de que se trate, pero esto no tiene que ver con liderazgo. A esta persona no le vamos a pedir que sea un líder, sino que sepa conducir una reunión o una tarea.

Para partir de una descripción amplia, podemos decir que los líderes son personas que tienen la capacidad de lograr que otros lo sigan, es alguien cuya voluntad, sentimientos e intuiciones dirigen y controlan a otros en la persecución de una causa común.

Es importante la distinción que plantearon Pigors, Sheriff y otros respecto de cuál es la base del poder en que se apoyan los líderes, distinguiendo el liderazgo tradicional, del liderazgo organizacional:

Uno es aquel en que el poder proviene del grupo que siguen a los líderes en su causa; otro es la de quien recibe el poder de una organización y el y quienes a el reportan están incluidos en el sistema de poder de esa organización.

Estas dos bases del poder del líder determinan dos líderes totalmente diferentes. Uno está basado en sí mismo y el grupo es el que refrenda esta fuerza que surge de su líder.

Si los líderes dejaran de ser seguido, podrían convertirse en ideólogos, en un artistas, en un literatos, pero dejaría de ser líder, para ser lo que podría describirse como un intelectual.

El intelectual puede ser la base de pensamiento de líderes, puede alcanzar una enorme influencia en el mundo, pero no serían líderes hasta tanto no tenga un grupo de seguidores en la causa que se habrá hecho común a todos.

Determinado pues el contenido de lo que es el líder, queda claro que no hay líderes en una organización. Puede decirse que hay conductores que deben tener además muchas virtudes que podremos ver, pero no son líderes y también podremos analizar la diferencia.

En la organización hay personas que tienen empatía, que logran adhesión basadas y a partir del poder que les da la organización, hay otras que no tienen esa empatía y no logran adhesión y tienen problemas.

Entonces, ¿Qué tenemos en las empresas en la actualidad, líderes o conductores?

“Ha sido una herramienta muy importante y útil para nuestro crecimiento ya que nos ha facilitado nuestros procesos en todos los niveles y con una atención personalizada excelente”.

Edith Ávila Alcaraz

Asistente de Dirección | Industrias Force

 

Conoce a nuestros colaboradores