18 diciembre 2018 | Contabilidad y administración

Entiende la forma en la que cambian las compras de tus clientes

Los escenarios de compra de tus clientes no siempre son los mismos; están en constante cambio y por ello; es necesario aprender a visualizar la forma en que las compras cambian de entorno.

Los avances tecnológicos nos han acercado a un sinfín de productos que hacen la vida más cómoda; pero ello requiere de una mayor inversión; por eso lo que antes era un sistema obvio de pago de contado ahora se ha transformado en pagos diferidos; monedero electrónico o demás mecanismos que cambian la situación de la compra de tus clientes.

En este artículo intentaré explicar diferentes situaciones de compras de tus clientes a nivel industrial.

De acuerdo con Kotler; una empresa tiene básicamente tres tipos o situaciones de compra.

Readquisición directa.

Una empresa se encarga de comprar sus insumos de manera sistemática; no hace ajustes en el material, pago o volumen; por lo que puede decirse que ha generado un canal o flujo de distribución constante.

Por supuesto; esta situación debe de ser reconocida por proveedores con los que ya tiene relación y que cuidan las condiciones de oferta de otros proveedores que no están siendo considerados.

Después de todo; el libre mercado se basa en la oferta creativa y agresiva por parte de quienes buscan la oportunidad de negocio.

Readquisición modificada.

En ocasiones la empresa que solicita insumos requiere nuevas situaciones de comercio; sistemas de pago, ajustes al producto, modificaciones en el flujo, etc. lo que va generando presión en los proveedores para mantener sus flujos comerciales.

En caso de que éstos no puedan adaptarse a los cambios en los requerimientos; podrán generarse nuevas oportunidades para aquellas empresas que deseen participar en el negocio.

La nueva tarea.

Una tarea nueva es una situación inédita de compra de la empresa y de proveedores. Esto llega a suceder cuando una empresa amplía su oferta de marca o desarrolla una nueva capacidad, y por ende se genera la necesidad de crear nuevos canales financieros, de distribución, de insumos, de pagos, etc.

Ahora bien; en el caso del consumidor final, la empresa debe reconocer que si bien hay factores ambientales sobre los que no tiene una influencia directa (Por ejemplo, lo que ya comentamos sobre la psicología del consumidor, sus valores y apreciaciones específicas), sí hay elementos los que puede ejercer cierto control.

Uno de los motivos por los que tus clientes finales pueden dejar de comprar en tu negocio, o bien, que una empresa deje de adquirir tus productos, es por una insuficiencia de tus inventarios o por mal manejo de tus almacenes.

Para que esta situación no pase en tu negocio es recomendable llevar una control de inventarios, de las compras, pagos y de las facturas de tu negocio con un sistema administrativo para el control de inventarios como lo es ClickBalance.

¿Quieres saber el por qué?

Te invito a solicitar una demostración GRATUITA dando Click Aquí o déjame tu correo en los comentarios de este artículo y me pondré en contacto contigo a la brevedad para que conozcas este sistema.

 

Conoce a nuestros colaboradores