6 febrero 2014 | Contabilidad y administración

La cultura empresarial y la empresa familiar

Hace poco tuve la oportunidad de analizar la historia de la familia GUCCI, en un capítulo titulado “GUCCI, UNA DINASTÍA”. GUCCI es una empresa que marca tendencias en la moda y que, originalmente fue concebida como un negocio que daría sustento a la familia.

La historia bonita todo mundo la conoce, es una empresa multinacional, que tiene desarrollo e innovación en muchos campos de la moda y accesorios, que nos hace suponer que la familia GUCCI tiene resueltas sus necesidades gracias a este emporio. Sin embargo, la realidad es otra: GUCCI es una compañía pública, controlada por un corporativo que nada tiene que ver con los miembros de la familia, y la familia GUCCI vivió devastada por problemas familiares y legales.

Lo interesante de este análisis es que la familia GUCCI tiene todos los elementos necesarios para que se hubiera mantenido integrada y fuerte, pero les hizo falta lo más importante: Valores Familiares y Empresariales.

Al ser una familia que priorizó todo el tiempo el factor dinero, y al no haber enseñado a los hijos el valor del trabajo y los secretos del negocio, generaron fricciones familiares que derivaron en el final antes citado.

Mi interés al presentar esta breve reseña, es hacer una invitación a todos los empresarios a reconocer el papel que juega los valores en la cultura empresarial y la empresa familiar para el desarrollo del negocio. Hay que reconocer que la integración de los hijos u otros miembros de la familia es deseable pero debe hacerse planeada, pensando en que se hace lo mejor para la familia y para la empresa.

Afortunadamente cada vez hay más información sobre cómo gestionar este tipo de empresas, y aunque no existen recetas mágicas, ya hay experiencias que se pueden conocer. Estaremos presentando información sobre este tema en próximas participaciones.

 

Conoce a nuestros colaboradores