29 junio 2018 | Contabilidad y administración

Elementos de la planeación estratégica para tu empresa

Se consideran cinco elementos de la planeación estratégica:

1.- Identificar los problemas y las oportunidades que existen.

Una empresa próspera se habrá de caracterizar por tener un buen ambiente para que surjan ideas.

La identificación de problemas y oportunidades representan uno de los productos resultantes más favorables de una buena planeación estratégica...

Ya que no se podrá resolver un problema o apreciar la presencia de una oportunidad hasta que se esté enterado de que en efecto exista.

2.- Fijación de metas (objetivos).

La fijación de metas no puede ser considerada independiente de la identificación de las oportunidades. Si la meta fuera poder lograr un crecimiento en ventas del 15% por año, se considerará necesario el destinar mayor cantidad de recursos para la generación de ideas en contraste con aquella situación en que la meta sea evitar el crecimiento.

Algunos inclusive podrían concluir que la alta gerencia deberá tan solo fijar las metas y dejar todo lo demás a los gerentes operativos. Por ejemplo, la alta gerencia podría fijar como metas el obtener cuando menos una tasa de rendimiento del 25% sobre la inversión (RSI), el mantener un crecimiento anual del 15%, o poder captar el 20% del mercado total, siendo éstas las metas en torno a utilidades.

Los administradores del ramo operativo se encargarían luego de establecer los detalles respecto a la manera como tales metas se podrían alcanzar. Una forma bastante conocida de administración se conoce con el nombre de "administración por objetivos". Si se administra por objetivos, la meta es fijada por la alta gerencia, pero el método específico para alcanzar dicha meta no se precisa.

Lo que es importante son los resultados, no lo métodos para alcanzarlos. La evaluación de actuación habrá de sustituir a la supervisión detallada. Por lo tanto, la fijación de metas habrá de considerarse sumamente importante y un elemento decisivo en la planeación estratégica.

3.- Diseñar un procedimiento para encontrar posibles soluciones o caminos.

Por ejemplo, la situación actual de energéticos se podrá definir como un problema o como una oportunidad. La meta podría ser alcanzar independencia en cuanto a energéticos se refiere o el poder obtener una determinada tasa de rendimiento.

Supongamos que una empresa ha decidido ingresar a la industria de energéticos y tiene que decidir qué tipo de energía habrá de desarrollar y cómo lo habrá de lograr. Por ejemplo, podrá estar considerando diferentes alternativas como el generar la energía por medios solares, vientos, agua, sustancia orgánica, para luego decidirse que le conviene más por los medios solares.

La decisión básica será "ingresar a la industria de energía generada por medios solares". Las metas que se fijen podrán ser el de obtener una tasa de rendimiento del 25%, el incrementar las utilidades en una 15% por año o el de captar el 20% del mercado total. La alta gerencia de la empresa podrá dejar los detalles de cómo se pueda alcanzar esto a los gerentes operativos de la división de energía solar.

Esto representa una forma de administración descentralizada y de "administración a niveles bajos". El procedimiento más normal podrá ser que la alta gerencia se encargue de las decisiones más importantes, particularmente el de las inversiones fuertes que requieran de grandes desembolsos u otros compromisos importantes.

4.- Escoger la mejor solución.

El cuarto elemento de la planificación estratégica consiste en escoger la mejor solución, suponiendo que existan posibles soluciones y que se conozcan los objetivos de la empresa.

¿sobre qué criterio se habrá de escoger la mejor solución? La meta fijada pudo haber sido la de maximizar las riqueza de los accionistas. Esto es fácil de afirmar, pero dado las diversas formas de ingresar a la industria de energía, ¿Cuál método deberá escogerse? Podrá decidirse escoger aquel camino que proporcione el valor presente neto más elevado.

Pero también será necesario tomar en consideración dentro del análisis lo concerniente al riesgo. El poder escoger la mejor solución, inclusive teniendo metas bien definidas, constituye una tarea muy difícil.

5.- Poseer algunos procedimientos de control para comprobar qué resultados se obtuvieron con la mejor solución.

La manera de cómo esta función de control se haya de llevar a cabo habrá de depender de las preferencias y del estilo de administración.

Los cinco elementos antes mencionados respecto a la planeación estratégica no revelan nada acerca del estilo en que estos hayan de ser implementados. Son lo suficientemente amplios como para abarcar un amplio rango de decisiones financieras.

 

Conoce a nuestros colaboradores