15 septiembre 2015 | Contabilidad y administración

El crédito, su uso responsable para unas finanzas sanas

En ocasiones tenemos el deseo de comprar ciertas cosas y por azares del destino, no contamos con el suficiente capital para poder adquirirlo. La forma más práctica de solucionarlo es solicitar un préstamo con algún conocido, de manera que no nos cobre intereses y se lo paguemos en el plazo que quedamos.

Antes de decidir que vamos a solicitar un crédito, debemos de evaluar nuestra situación financiera para conocer si podremos hacer frente a ese compromiso, debemos de restar los ingresos menos los gastos (incluyendo aquel renglón que incluye el ahorro mensual) y esto nos dará la capacidad para poder hacer frente a este pago, todo esto va pegado a nuestro presupuesto buscando siempre evitar caer en morosidad.

Joseph Fred Johnson nos dice que el crédito es el poder para obtener bienes y servicios por medio de la promesa de pago en una fecha determinada en el futuro. Aquí cabe señalar que la cantidad que debemos de pagar tendrá una suma adicional la cual consiste en los intereses.

Qué hay que tomar en cuenta al solicitar un crédito

Para hacer buen uso del crédito, lee y aplica las siguientes recomendaciones:
  1. Conoce muy bien las letras chiquitas del contrato, siempre pregunta todo en lo que tengas duda antes de firmarlo, ya que debes de estar consiente de todas las condiciones estipuladas en él.
  2. Evaluar si realmente necesitas más de una tarjeta de crédito. Piensa dos veces si te ofrecen una nueva.
  3. Cancela las tarjetas de crédito innecesarias.
  4. Revisa cuál es tu capacidad de endeudamiento, si no puedes afrontar una nueva deuda, evita tomarla. Sé responsable y pide lo que puedas pagar. Evalúa los pagos a plazo vs los precios de contado (esto es común cuando hay ofertas sin intereses que en caso de que compres a contado, te hagan algún descuento)
  5. Evita ser fiador, no importa si es algún familiar cercano, esto puede poner en riesgo nuestro patrimonio familiar.
  6. Cuando solicites un crédito, acude a una institución financiera, evita caer en la tentación de esos carteles que hay por la calle en donde ofrecen prestarte dinero, son personas que se aprovechan de la necesidad de la gente, he escuchado casos en los que piden una comisión por apertura, información personal para estudio del crédito y al siguiente día se desaparecen con el dinero y con la información personal.
  7. El crédito más caro es el de la tarjeta de crédito, por ello se recomienda utilizarla antes de la fecha de corte, así tendrás más tiempo de financiamiento, pagar la totalidad antes de la fecha de vencimiento; si solo pagamos lo mínimo, la deuda seguirá. Evita hacer retiro en efectivo de la tarjeta de crédito, ya que los costos son altos. Utiliza los puntos para canjearlos por artículos de tu uso diario y así ahorrar.
  8. El crédito con el interés más bajo no siempre es el mejor, ni tampoco el del banco con más anuncios o el que está de moda, infórmate bien sobre todos los costos que se incurren al aceptarlo.
  9. Utiliza el crédito como una herramienta eficaz para las finanzas personales, paga siempre tus deudas a tiempo y obtén un historial de crédito limpio para cuando solicites un monto mayor al que usualmente estás acostumbrado a utilizar.
Si quieres saber más de este tema te invito a que visites mi página web donde encontrarás información actualizada para ti.

 

Conoce a nuestros colaboradores